Haz eternas las historias

            de tus seres Queridos.

Haz eternas las historias de tus seres Queridos.

Obituarios » Encarnita Ayala Mosquera

En memoria de
1921-04-08 - 2020-01-16

Como no recordarle mi preciosa

Publicado por: Jeanneth

Publicado el: 2021-04-08

Mamá Encarnita siempre feliz porque encontró el camino, la luz y a vuelto a vivir.

Publicado por: CLARY-LUISITO-GIGI-MARCE-JULIEN Y JOE

Publicado el: 2021-04-08

Feliz cumpleaños abuelita, a pesar que hace 1 año partiste para estar a lado de Dios , te llevo en mi corazón y recordé siempre hoy el dia de tu cumpleaños ,te amaré por siempre.

Publicado por: Nancy Castro

Publicado el: 2021-04-08

Publicado por: Alberto Aragón

Publicado el: 2021-01-14

Que esté en el cielo Abuelita Encarnita deleitándose de Dios, su esposo e hijo Niquito.

Publicado por: Familia Chávez Duque

Publicado el: 2021-01-14

Publicado por: Cecilia Duque y Rafael Castro

Publicado el: 2021-01-14

Tus ojos bonitos …son cristales donde reflejo mi amor. Es tu luz, es tu mirada...es tu aroma mi locura.... me desarma tu ternura. Fué como la luz del cielo...en mi oscuridad brillaste. Me adornaste con tus besos.

Publicado por: Jeanneth Arias

Publicado el: 2021-01-14

Encarnita en su cumpleaños 98 junto a sus: hijos, nietos y bisnietos

Publicado por: Marco Antonio Arias

Publicado el: 2021-01-13

98 Velitas

Publicado por: Marco Antonio Arias

Publicado el: 2021-01-13

Abuelita Encarnita, visitando a su hermana Rosita

Publicado por: Marco Antonio Arias

Publicado el: 2021-01-13

Cumpleaños 98

Publicado por: Marco Antonio Arias

Publicado el: 2021-01-13

Encarnita en su cumpleaños 97, junto a su hija Margarita Duque y familia

Publicado por: Jeanneth Arias

Publicado el: 2021-01-13

Publicado por: Carola Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Carola Duque

Publicado el: 2021-01-11

Compartiendo un hermoso momento con la abuelita Encarnita.

Publicado por: Con la abuelita Encarnita

Publicado el: 2021-01-11

Compartiendo un hermoso momento

Publicado por: Con la abuelita Encarnita

Publicado el: 2021-01-11

Lista pra el enduro

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Tomando sol

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Mis padres

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

PRECIOSA *E* smerada *N* uestra guía fuiste, mejor que *C* ualquier piedra preciosa *A* tenta y diligente, de *R* odillas ante Dios orando por *N* osotros tus retoños *I* nigualable *T* emerosa de Dios *A* mor puro y sincero derramaste. 😘💓

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Visitando la escuela de los bisnietos

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Magarita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Montse Ibujés

Publicado el: 2021-01-11

Los esposos Encarnita Ayala y Humberto Duque

Publicado por: Marco Arnulfo Arias

Publicado el: 2021-01-11

🥰𝐄𝐍𝐂𝐀𝐑𝐍𝐈𝐓𝐀 𝐀𝐘𝐀𝐋𝐀🥰 Nació 𝑯𝒖𝒎𝒃𝒆𝒓𝒕𝒐 𝑫𝒖𝒒𝒖𝒆 𝑶𝒓𝒆𝒋𝒖𝒆𝒍𝒂 en Chiche a comienzos de 1900 y falleció casi al final del mismo siglo. La señora 𝑬𝒏𝒄𝒂𝒓𝒏𝒊𝒕𝒂 nació en 1921 en Mangahuantag, hija de Segundo Amable Ayala Lara y Encarnación Mosquera Chávez. Los padres de Don Humbertito: Nicolás Duque Mantilla y su esposa Rosa Orejuela Abarca, (chicheña). El nacimiento de mamá Encarnita fue atendido por Vicenta de Monta; doñita muy apreciada en la comunidad por su oficio de partera y por más cualidades que tenía. La señora Encarnita, nos cuenta además que ella y sus hermanas quedaron huérfanos a temprana edad. La Fe Católica fue la religión que profesaban las dos familias en mención. Y por ello se casaron en la Iglesia del Belén que quedaba frente a la CENTAVERÍA, porque allí alquilaban las pesebreras para los caballos en los que viajaban hasta Quito. Cuyo nombre usual ahora es parque de La Alameda. Sus invitados-acompañantes a La Boda: Los Padrinos (Mamá de la novia y papá del novio), un primo, una tía. En definitiva en esa fecha nada de fiestas. Cuenta satisfactoriamente que comulgaron. A todo momento nos sirvieron esas Bendiciones. Fue el 28 de abril la fecha del matrimonio y el 24 de mayo la fecha de la fiesta, paralelamente a la inauguración del tramo de la vía entre La Estación del ferrocarril de Puembo y Mangahuantag; antes se andaba por Tangafú. Más o menos por el año 1939. Nuestra aspiración de novios trasnochadores por el amor a nuestros hijos era llegar a tener tres. Y ello se cumplió. Lamenta un arrojo que tuvo; Otro hijo falleció de cuatro años, enfermó por la pierna que se le encogió y en el hospital Eugenio Espejo no pudieron salvar su vida, tenía mucha fiebre. Otra niña falleció a los cuatro días de nacida; la partera la baña con la puerta abierta y golpeaba un viento bien fuerte. Murió con bronquitis. Ahora que tiene 93 años cumplidos qué opina de sus tres hijuelos que les han acompañado? La primerita Cecilia, que hasta ahora es un ángel, así; su ayuda me favorece acogiéndome en su casa y luchando por mi salud. De ella no tengo que decir nada, sino agradecerle. Mi hijo fue otra maravilla que he tenido. Si algo me daba el uno el otro no se quedaba atrás; Un litro de colonia me daba el uno del otro hijo recibía otro litro de colonia igual. Mi hija Margarita como era gran estudiante en la José R. Bustamante le pasamos a la escuela Víctor Manuel Peñaherrera de Tumbaco y luego a la Isabela La Católica. La secundaría efectuó en el María Auxiliadora para luego ir a la Universidad Central y caminar de brazo de su novio y luego esposo Marcos Arias. En la etapa estudiantil en la Universidad mis suegros les brindaron acogida y cuidados en su casa a nuestros hijos tiernos Arias Duque, allí están nuestros hijos como prueba de ello. Sobre los terrenos dice: -Ya les entregamos y punto. Cuando muera, he de morir tranquilamente. Porque estoy viendo todos los adelantos en los terrenos que eran de nosotros. Hijos, nietos y demás familiares les están prosperando. En cuanto a mis consuegros manifiesto que han sido muy buenas personas. De los nietos, todos, muy buenos nietos. Toditos, toditos. Unos un poquito neutrales nada más. Así ha sido el orden de la vida. En cuanto a los animales, hemos llegado a tener para luego venderlos. Hemos trabajado duro, duro en pensar en la familia. Cuando me case tenía un terreno que mi mamá me compró con lo que mis padrinos me daban y ahorros del trabajo. De los padres de Don Humberto recibieron un terreno en Chiche. A éstos se suma los adquiridos con esfuerzo de los dos y posteriormente de la familia. El padre de la señora Encarnita había fallecido a los 33 años de edad y cuenta que ella para consolarla a su madre le ofrecía trabajar para mantenerla. Una anécdota: ya cumpliendo lo ofrecido fue a trabajar en el Ingenio de “podridera” y los jefes le ofrecían pagar la ración con podrido; lo cual le causaba dolor y les cuestionaba diciéndoles que como iba a darle eso a su linda madre? Y más aún lloraba por semejante ideas. ¡HAY BRIVONES, NO TENER a mano a un HIERNO, ese rato. No sé para qué vivo tanto si hemos trabajado para esta vida y la otra, tantísimo. Mi mamá era bien trabajadora, no nos hacía pasar hambres, era bien agenciosa, dice: Compraba chanchos, chivos u otros animales y los picaba; en las haciendas compraba reses y negociaba. Otra anécdota: cuando laboraba un día en la hacienda se enfermó de "pasmo" y le regresaron del trabajo. Su mamá le recibió en la casa, le baño, le ortigó y le hizo volver al trabajo, diciéndole: que no vayas a enseñarte a mal y te vuelvas faltona. Las compañeras de trabajo hicieron una casita de cañas de maíz, ya en el trabajo, allí paso el resto del día. Ya en la escuela, cuenta que se llevaban con sus primas de parte del papá, que compartía con ellas los cucayos que le mandaba su madre. Dice: mamá no nos dejaba pasar hambre. Cuando tenemos niños ese cuidado debemos tener siempre. En Mangahuantag, nunca fui pletista, y luego que vine a Chiche, de igual manera. Tampoco dentro de mi familia. Mis mamás adoptivas en Chiche, fueron la señora Josefina Salazar y la Sra. Rosarito Estrella. A nadie conocía en Chiche, cuando recién casada. Les recuerdo con mucha gratitud. Los huasipungueros también habían sabido dar al partir sus tierras. Cuenta que a veces el esposo salió a trabajar a Nápoles y le tocaba almorzar media libra de máchica con cuatro onzas de azúcar, completando con mandarinas, naranjas, etc. El suegro de la Señora Encarnita, luego de cumplido el potreraje de una vaca en la propiedad de Don Angelito en el Oriente, les trajo y les encargó; dicho animal era muy furioso y le dio demasiados problemas, dice: mi suegro con ordenar harto hizo, mi marido a trabajar en Nápoles en lo que eran los primeros en Mangahuantag y yo a lidiar con la fiera. Esperar herencias no, no. Lo más honroso es conseguir con el trabajo de los cónyugues, hasta para dar ejemplo a los hijos de esfuerzo propio. Cinco años vivieron en la casa de Don Nicolás Duque en Chiche Anejo, dice su nuera. Luego bajaron a Mangahuantag, y posteriormente subieron a Chichecito a los terrenos aledaños al restaurante del avión. La señora Encarnita manifiesta: les cogí como mamás a las señoras: Rosarito Estrella y Josefina Salazar cuando vine a vivir a Chiche Anejo desde Mangahuantag. La casa de Rafael Orejuela, tío de Don Humberto fue donde vivieron; él cortaba el pelo a la gente del barrio. Le encantaba vestirse de militar, le vendió una espada de la época colonial a papito Francisco. Murió solterón. Cuando la Sra. Encarnita, regresaba de Tumbaco llegada la tarde, desde el Arenal gritaba a su esposo, ubicado en Chiche Obraje al otro lado del Rio, para que venga a encontrarle. Papá Niquito: “fienos 20 sucres para coger otro lotecito” y nos respondió, acaso soy camaleón. El camaleón pasa con palos en la boca, con que me voy a mantener. De ver eso, nos fuimos donde Don Pablo Ayala. Nos respondió: bueno, pero “tienen que firmar marido y mujer”, el pagaré. Tiene que cumplirse el plazo para que den con los intereses completos. Luego de mucho esfuerzo y antes del plazo le pagaron, y les dijo: “Guambras todos los prestados y fiados quisieran que estuviese en las manos de ustedes, porque son buenos pagadores”. Cuando laboraba en la policía Don Humbertito, su esposa acarreó las tejas (2.5 Km aproximadamente) terciada a la hija Cecilita. En una guagua casita vivimos en Chichecito, en la pite casita que José Chilcañán construyó, los antojos-disfrutes de vivienda propia de los jóvenes esposos. Celita Carrera, Cecilita Duque, su hermano Nicolás (César), papito Francisco y demás jóvenes del anejo organizaban sendos programas artísticos en el barrio El Chiche de Puembo. Cuando estaban en la directiva del Cabildo Raúl Molina, Humberto Duque, Luis Guerra, Antonio Vallejo y otros, se logró traer el agua potable a Chiche desde Pifo. En mingas, con picos, palas y carretillas. Los lunes, fueron los días de las mingas, se servían cariuchos, chichas para principales y otros, picantes, etc. Don Julio Carrillo del Municipio ayudó en la dirección y consecución de este bien básico para la vida de esta comunidad. Laboraba la semana, su esposo y luego viajaba a Otavalo a comprar ganado, caballos, burros, etc.; iba en el tren y regresaba a pies con los semovientes y a la esposa le tocaba cuidarlos y venderlos. De las plantas, todas le gustaban cultivar, entre ellas: las papas, los frijoles, cebada, alverjas, maíz blanco, maíz amarillo, etc., etc. La gente del arenal les ayudaba a las labores. Recuerda por ejemplo la comida que les brindaban a la gente: papayano (papas con cáscara), con tostado, sal, ají y un gran “pilchezaso” de chicha; en la mañana una copa doble y un pilche de chicha, para que tengan ánimo de trabajar. El Segundo Amaguaña, les reclamó por esas atenciones, ya que la gente se votaba a trabajar donde ellos, en desmedro de los demás. Con la señora Rosarito, fuimos dos años priostes de nuestra Señora del Rosario en el mes de Octubre. Margarita fue nombrada prioste de la fiesta del niñito, las cuales hicimos en la capilla de Chiche obraje. Con algunos nos hemos llevados mas vecitas, hace falta el cariño para todo, “si nos han apreciado, hemos correspondido”, así hemos hecho. Congeniábamos mucho con la familia Hidalgo-Ayala de Mangahuantag, mejor. La vejez más llama a congeniar con el cielo. Ya no puedo andar. Ha sido lo peor la Vejez. Unas palabritas para sus familiares: ... Silencio…..se me va de la mente…. “Seguir siendo amorosos, aunque los deberes-rutinas impiden”. Comprenderse de mujer a marido. El matrimonio es para dure hasta cuando el pico y la pala les separe. A mis hijas a cada quien que Dios les de salud y vida y que superen los adversos de los hogares. Que se pongan de acuerdo y funcionen armoniosamente entre los familiares.

Publicado por: Marco Arnulfo Arias

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Marco Arnulfo Arias

Publicado el: 2021-01-11

Amor eterno mi princesa.

Publicado por: Jeanneth Arias

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Doris Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Doris Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Nancy Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Nancy Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Clara Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Clara Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Clara Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Gustavo Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Manuel Castro

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Mayrita Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Mayra Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Ximena Duque

Publicado el: 2021-01-11

Publicado por: Katalina Duque

Publicado el: 2021-01-11

Abuelita, fuiste la persona más dulce que conocimos. Gracias por tanto amor.

Publicado por: Tus nietos

Publicado el: 2021-01-11

Enciende una vela

Enciende una vela para un ser querido.

Deja tu nombre y elige una imagen.

Elige una vela para compartir.